lunes, 17 de octubre de 2011

EL BUFETE DE ABOGADOS Y LA EMPRESA: PISAR SOBRE SEGURO ANTES DE LLEGAR A LA VÍA JUDICIAL

 La empresa no sólo son impuestos. Casi todos los trámites tienen un trasfondo legal. Muchas veces es necesaria la  consulta a un abogado  para acciones que necesitan de asesoramiento, aunque se piense que son hechos cotidianos de una empresa. Pisar sobre seguro en cada paso que se dé previene situaciones límite que hacen recurrir inexorablemente a la vía judicial.

Todo en el ámbito empresarial tiene un trasfondo  legal,
desde la redacción de contratos a formas de cobro y pagos
Cada vez con más asiduidad, generalmente vienen al despacho administradores o gerentes  con problemas de empresa  que difícilmente pueden eludir  la vía judicial. Problemas que habrían tenido una solución óptima de haberse cogido a tiempo o si se hubieran asesorado legalmente  antes de llevar a cabo cualquier actuación. En GA Togas&tributos abogamos por la prevención. 
Todo en el ámbito empresarial tiene un trasfondo  legal. Desde la redacción de contratos (de  arrendamientos, de distribución, de agencia o de colaboración entre otros), asesoramiento  en
medidas de seguridad para cobro, asesoramiento de formas de cobro y de pago y como efectuarlos para tener el mínimo perjuicio,.. Una serie de prevenciones legales que con el acompañamiento de un Bufete de Abogados junto a su empresa, no llegará a mayores.

Una vez se llega a esta situación límite, el siguiente paso es la negociación. Cada vez que nos encontramos inmersos en  estos asuntos de situación límite, antes de realizar cualquier reclamación judicial, GA Togas&tibutos  aconseja iniciar un proceso de negociación con la otra  parte. Con ello se obtiene un ahorro  tanto económico como de  tiempo, a la vez que se  asegura el resultado, ya que en muchos casos éste  puede ser impredecible.
En este entorno económico lo mejor es asegurar cada paso que realiza la empresa, sin imprevistos, sin gastos fuera de presupuesto, pisando fuerte y seguro.
La vía judicial es necesaria para defender los derechos de la empresa, pero la mayor parte de de los casos son situaciones evitables si se tiene el consejo de un abogado a su lado.