martes, 22 de noviembre de 2011

EL IMPUESTO DE PATRIMONIO: QUÉ ES, QUIEN TIENE QUE PAGAR Y QUÉ SE TIENE QUE DECLARAR


El Gobierno central ha vuelto a poner sobre la mesa el Impuesto de Patrimonio, un tributo menor, tradicionalmente considerado de control sobre los bienes de las grandes fortunas. La justificación de su repesca viene dada por el actual escenario económico de recesión en el que nos encontramos y la apremiante necesidad de recaudar fondos para sanear las cuentas del Estado. A continuación intentamos dar una respuesta a las preguntas más frecuentes ante este impuesto rescatado.
 


 
¿Quién tiene que pagarlo?

Todas las personas físicas que cuenten con un patrimonio de 700.000 euros en adelante. La vivienda habitual tiene un tratamiento especial. Si su valor no supera los 300.000 euros, no suma nada por ella y si supera esta cantidad, computa la diferencia entre el valor de la vivienda habitual y los 300.000 euros exentos.

Este impuesto no es aplicable a ninguna fórmula de persona jurídica.


¿Qué hay que declarar?

Se declaran conceptos tales como la vivienda, los ahorros, inversiones, joyas o vehículos, actividades empresariales y profesionales, títulos de deuda fija, renta fija o pagarés, cesión de capitales a terceros, participaciones en sociedades cotizadas (aunque en este punto existen excepciones) y no cotizadas. También las rentas, joyas, pieles, algunos objetos de arte y antigüedades y los derechos de propiedad intelectual o industrial.

A este cálculo hay que restar las deudas y obligaciones económicas contraídas.

¿Cuánto se espera recaudar?

Según los cálculos de la Ministra de Economía 160.000 personas se verían obligadas a pagarlo y se lograría una recaudación de 1.080 millones de euros.

Desde luego no es una cifra muy elevada si la comparamos con otras recaudaciones como, por ejemplo, la del IVA, que ha generado entre enero y septiembre de 2011 más de 38.000 millones de euros; o la del IRPF, con cerca de 51.500 millones de euros recaudados en el mismo periodo. Pero lo cierto es que la cantidad aportada por el Impuesto de Patrimonio dependerá de los tipos impositivos que se apliquen y de las Comunidades Autónomas que se decidan a implantarlo.

Tipo Impositivo

Este impuesto es progresivo y aumenta el tipo impositivo en función del aumento de la base liquidable. A continuación presentamos la tabla de aplicaciones.



Vigencia


El impuesto de Patrimonio se ha puesto en marcha para los años 2011 y 2012.


¿Quién lo cobra?

Las competencias en esta materia están cedidas a las Comunidades Autónomas que son las encargadas de decidir si lo recaudan, modifican o incluso bonifican.


La polémica


A pesar de que este impuesto se justifica en el principio económico de la equidad,esto es, quien más tiene, más debe aportar al desarrollo de la sociedad. La polémica sobre su implantación no se ha hecho esperar.

Mientras las voces afines afirman que es necesario para contribuir a generrar riqueza, sus detractores afirman que es un tributo que grava lo que ya cargan otros tributos como el IVA o el IRPF y que, además, se ceba especialmente en la clase media ya que los auténticos ricos mantienen su capital a salvo en otro tipo de sociedades.


Asimismo, los críticos opinan también que si no se aplica un criterio uniforme muchas de las grandes fortunas podrían variar sus domicilios fiscales a otras regiones para lograr la exención.


Los datos en la Comunidad Valenciana


En el caso concreto de la Comunidad Valenciana se estima que la recaudación ascendería a 109,5 millones de euros, a pagar entre las 19.000 personas afectadas. Según los técnicos del Ministerio de Hacienda, de esta cifra 7.800 cuentan con un capital de entre 700.000 y 1 millón de euros; 8.800 poseen entre 1 y 2,5 millones; 1.600 tienen entre 2,5 y 5 millones; 500 personas disponen de entre 5 y 10 millones de euros y unas 200 cuentan con un patrimonio superior a los 10 millones.


Pero la Generalitat Valenciana ya ha anunciado que no tiene intención de aplicar el Impuesto de Patrimonio. Sólo los datos de los próximos meses podrán ofrecer luz sobre la importancia recaudatoria del Impuesto de Patrimonio.