miércoles, 30 de octubre de 2013

ACUERDO EXTRAJUDICIAL DE PAGOS DE LA EMPRESA. LA MEDIACIÓN MERCANTIL Y EL MEDIADOR CONCURSAL

A toda hora estamos leyendo en los periódicos, viendo por la televisión o en las redes sociales hablar sobre la mediación civil y mercantil. Pero, ¿qué es ¿ ¿cómo afecta a la empresa y qué beneficios le reporta?

Hasta la publicación de la ley estatal de mediación civil y mercantil al hablar de mediación nos referíamos a la mediación en los divorcios matrimoniales. Numerosas comunidades autónomas han ido publicando leyes regulando esta mediación. La Comunidad Valenciana lo hizo en el 2001 y aunque todavía no se ha creado físicamente el Centro de Mediación familiar ni el registro de mediadores si está regulando esperando a que se ponga en marcha. Muchos de nosotros hemos acudido a un mediador para resolver nuestros conflictos de pareja en el divorcio , alimentos de nuestros hijos , los problemas en la liquidación de bienes comunes , etc.

Ahora nos cuentan que también podemos acudir a un mediador para otro tipo de asuntos: los civiles, los mercantiles y previo concurso de acreedores. Pero, ¿a qué se refiere cuando dicen asuntos civiles? ¿A qué se refieren al hablar de mediación mercantil?




Mediación civil


El mediador especialista en asuntos civiles media tanto los asuntos familiares (teniendo la formación requerida en su comunidad autónoma que suele ser entre 200 y 300 horas de estudio) como los asuntos de herencias, arrendamientos entre particulares, ejecuciones hipotecarias, servidumbres de paso , problemas en la comunidad de propietarios y demás asuntos civiles regulados en nuestro Código Civil
.
Para poder mediar estos asuntos el mediador debe reunir los requisitos de formación que  determina la ley española y que regulará su futuro reglamento.

Mediación mercantil


El mediador  especialista en asuntos mercantiles tiene un campo parecido al civil pero entre empresas.  En este ámbito  los estudios requeridos variarán según el tema a tratar ya que se exigirá un conocimiento somero del tema a tratar como por ejemplo si es una mediación en propiedad industrial buscaremos un mediador que sepa de qué va la propiedad industrial y esto por la facilidad en la resolución del conflicto ya que todas las partes que se sientan a la mesa de mediación deben hablar el mismo lenguaje y un mediador debe facilitar la comunicación.

La mediación mercantil es muy extensa. Podemos tratar el pago de proveedores, la relación entre los trabajadores de la empresa, las deudas de las empresas con sus proveedores o con los bancos, las relaciones entre los miembros de la empresa familiar para la mejor gestión de la misma o en el supuesto de sucesión en su gerencia mediante el protocolo familiar.

La mediación mercantil no hay que confundirla con la mediación en consumo ya que en ésta última lo que se media o intenta resolver son los conflictos de los consumidores con las empresas que les proveen de servicios o productos.

Mediador concursal


Desde la publicación y puesta en marcha de la Ley de apoyo a los emprendedores, las empresas con problemas económicos ya no tiene que acudir obligatoriamente a la figura del concurso de acreedores (procedimiento judicial al que se somete una empresa que ya no puede pagar sus deudas al objeto de que a través del juzgado se pueda satisfacer a los acreedores)  y se pueden acoger a un procedimiento de acuerdo extrajudicial de pagos

A través de esta nueva ley del emprendedor se ha creado la figura del mediador concursal para resolver fuera de  los juzgados las deudas de las empresas con sus acreedores. Esta situación puede ser resuelta mediante un pre-concurso que derivará en concurso de acreedores en el caso de que no se pudiera llegar a acuerdos favorables para todos los implicados.

Los mediadores concursales estarán formados en derecho concursal y reunirán los requisitos de la ley española de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

El proceso de la negociación del acuerdo extrajudicial de pagos se basará en la convocatoria de todos los acreedores del deudor común, a quienes se incentiva la asistencia a la reunión. En la reunión, a la vista de una propuesta avanzada por el mediador, se discute el plan de pagos o el eventual acuerdo de cesión de bienes en pago de deudas. El procedimiento fracasa cuando no se alcanza un acuerdo o cuando el mediador concursal constata el incumplimiento. En estos casos, el procedimiento sirve de tránsito al concurso.

La función de este pre-concurso es fomentar la agilidad de los acuerdos, y asi el parón que ocasiona a una empresa la situación concursal.

La mediación mercantil y la mediación concursal son dos tipos de mediaciones que facilitan el buen funcionamiento de las empresas, dando agilidad a los problemas cotidianos de las mismas .

En nuestro bufete tenemos mediadores especialistas en todas las mediaciones mencionadas, poniendo al servicio de la empresa y de los particulares nuestro servicio de mediación GA Togas&Tributos.






Pilar Aragó
Abogada
Mediadora civil y mercantil
GA TogasyTributos